Huelga general 8 de marzo. Efectos laborales y de Seguridad Social

A iniciativa de la Comisión 8 de Marzo, que integra a distintos colectivos feministas a nivel mundial, los sindicatos CGT, por un lado, y UGT y CCOO, por otro lado, han preavisado al MESS la convocatoria de una huelga general por la igualdad efectiva entre hombres y mujeres para el día 8-3-2018.

La convocatoria de huelga general realizada por los sindicatos UGT y CCOO consiste en un paro de 2 horas por cada turno de trabajo para esa misma fecha, que de acuerdo con el preaviso, se establecen en la siguiente forma:
– jornadas partidas y jornadas continuadas en turno de mañana: de 11:30 a 13:30 horas:
– jornadas continuadas en el turno de tarde: la huelga se convoca de 16:00 a 18:00 horas;
– jornadas continuadas en turno de noche: se convoca en las 2 primeras horas del turno nocturno que comience en la jornada del día 8.
La convocatoria de huelga general realizada por el sindicato CGT a la que se han adherido otros sindicatos minoritarios consiste en una huelga general de 24 horas para el 8 de marzo.
Los objetivos de la huelga general convocada son los siguientes:
a) Acabar con la desigualdad en el ámbito laboral, económico y social de las mujeres respecto de los hombres.
b) Retirar de las políticas, leyes y actuaciones del capital que conllevan la discriminación y desigual oportunidad en el acceso al empleo y promoción profesional de las mujeres y el fomento de medidas efectivas para la disminución de la mayor tasa de paro femenino.
c) Suprimir la brecha salarial y la desigualdad en las pensiones.
d) Controlar las implantaciones de los Planes de Igualdad en las empresas.
e) Erradicar el acoso sexual laboral, la precariedad laboral, temporalidad y la alta tasa de contratos con jornadas parciales que sufren las mujeres.
f) Establecer políticas laborales sociales y económicas que hagan efectivas la conciliación real de la vida familiar laboral y personal, así como la corresponsabilidad en los cuidados;
g) Equiparar de forma efectiva y real de las empleadas del hogar al régimen general; etc.
La participación de la huelga produce las siguientes consecuencias laborales y de Seguridad Social:
1. Respecto de las consecuencias laborales:
– se suspende el contrato de trabajo y se mantiene el derecho a la reserva del puesto de trabajo;
– la empresa puede descontar el salario del tiempo que haya durado la huelga. A estos efectos, se descuentan:
• percepciones salariales (sueldo base, complementos…):
• conceptos extrasalariales: depende de las circunstancias concretas y del tipo de percepción;
• parte proporcional de las pagas extras, que se descuenta en el momento en que se abonen las pagas extras.
Además, el trabajador no puede ser sancionado por ejercer el derecho de huelga, siendo nulo el despido por esta causa. Asimismo, las ausencias consecuencia de la participación en una huelga legal no se computan para justificar la extinción del contrato por faltas de asistencia al trabajo
No se puede sustituir a los trabajadores huelguistas con objeto de minimizar la huelga o vaciarla de contenido (esquirolaje externo, interno y tecnológico).

2. Respecto de las consecuencias de Seguridad Social:
– el trabajador permanece en situación de alta especial, que se suspende la obligación de cotizar para ambas partes y el trabajador tiene la posibilidad de suscribir un convenio especial para completar las bases de cotización;
– únicamente se cotiza por los salarios realmente percibidos en función del tiempo trabajado el día de huelga.